lunes, 21 de noviembre de 2016

Llamemos esta noche al demonio

Quítate los zapatos para entrar aquí por favor.
Este es un lugar sagrado, aquí no existe el odio entre iguales, no hay revanchismo entre los bandos de la guerra civil ni los colonizados quieren asesinar a los colonizadores.
¿Qué? ¿Perdón y olvido? ¡Jamás! aquí no se perdona nada, lo que sucede es que no existe mayor desprecio e insulto que la ignorancia.
Es así de simple: cuando un deportista no tiene críticos no tiene quien le defienda, no tiene ingresos. El mundo gira sobre el eje de la estupidez, ¿ha visto a los latinoamericanos y a los españoles odiándose entre ellos en vez de colaborar como hacen ingleses y estadounidenses? ¿qué te parece cuando los blancos se auto-odian y sienten que le deben una disculpa al mundo por algo que hicieron sus bisabuelos? ¿o qué tal cuando la gente pensó que los latinos apoyarían a una mujer que colaboraba con las dictaduras que les habían perseguido y no con quien amenaza el orden mundial?

Querido alumno, cuando buscas tu lugar te das cuenta de que solo tú puedes pudrir el agua. Cada instante es un recuerdo, esas baladas que jamás se olvidan, esos recuerdos que saben a sangre en nuestra boca, la vida se desnuda para ti cada noche.
Los dobles sentidos, la hipersexualización, el gobierno del capitalismo y la locura de las gentes que tocan lo sagrado, que violan lo que nunca debe ser mancillado: los infantes y las féminas. Hombres desposeídos de razón que nada en un mar de lava del que no pueden escapar, se queman por dentro.

¿Para qué fumar si morirás de cáncer? ¿para qué emborracharte si morirás de cirrosis? ¿es el hombre el único ser racional? Cada flor que pisas es un segundo menos de vida que te queda.
Esa melodía que siempre vuelve a ti un día dejará de acudir, porque eres cobarde y no vas al médico porque tiene más miedo del diagnóstico que de la sospecha, porque temeroso te hallas ante el nombre de la enfermedad e impasible ante sus síntomas.

lunes, 31 de octubre de 2016

Cubierto de sangre

Desde siempre, el teatro satánico ha estado vetado para el gran público, no es algo común ver a gente ajena al "círculo" entre el público de estas representaciones.
Por ello explico que, el Prensum es un poema que se recita antes de dar comienzo a la obra y que aunque parece carente de sentido, se vuelve a recitar una vez la obra ha finalizado. Se dice que la calidad del teatro satánico yace en la diferencia entre las dos interpretaciones que se hacen del Prensum. 







Hiela la sangre solo con verlo
Nace de la envidia
que da lugar a la maldad

Tomó los caminos que antes
había tomado el guerrero
Las ruedas del carro se congelan

Volviendo por el mortal camino hacia el edén 
muchas personas contuvieron su respiración entonces
pero ahora estas gentes saben que no volverá

El temor hacia quien te protege te deshace
abarca más de lo que puedes ver
de nada sirve poseer lo que no puedes disfrutar 

Las posibilidades no son realidades
esa presión caliente en la cara una vez más
es ansiedad y ganas de desatar el infierno

No siempre se debe
Nunca se puede
Apagar fuegos con gasolina

Si conspiras contra quien temes
temerás a quien ahora ayudas
Si tratas de escalar se derrumbará
caerá sobre ti la conspiración mil

Quien construye su castillo con hielo
con el fuego se sobrecoge
Quien arde de pasión
ante el invierno clava las rodillas

Pudiendo dirigir el mundo entero
prefiere nadar el mismo camino
una y otra vez

Tiene nuevos planes
el amor no cubre todo el odio
La eternidad en sus corazones

Tienen que permanecer juntos para sobrevivir
esos impulsos, es el miedo al caos
aguanta, respira profundamente y enfría la mente

La siguiente puerta es segura
en este punto todo cuenta
nada muere, todo se regenera

Ese miedo es temor a perder lo conseguido
la implicación de que con algo se te ha recompensado
de nada sirve escamarse en lugar de amar

Queda sin utilidad el llanto
el gozo de la consecución es lícito
Destruye al impostor

Prensum de Cataclisis en el caos.